Azerbaiyán y la persecución homosexual.

Azerbaiyán es un país situado en Europa oriental que se está convirtiendo en el segundo Chechenia, según varias organizaciones en pro de los derechos LGBT+, debido a los arrestos violentos hechos a personas pertenecientes de está población.

Recordemos que Chechenia es una República de la Federación Rusa, donde la homofobia es prácticamente generalizada así como las agresiones y maltrato hacía las personas de la población LGBT+. Según el gobierno Checheno en esa república no existen homosexuales.

El presidente de Nefes, la Alianza LGBT de Azerbaiyán, Javid Nabiyev, denunció en un vídeo a través  de   la plataforma digital Youtube, las diferentes detenciones violentas a personas LGBT+ en Azerbaiyán, además recalcó el maltrato y la persecución que las autoridades supuestamente están realizando en la capital, a lo cual él calificó como una purga homosexual.

Las autoridades de Bakú, la capital de Azerbaiyán pronunció que estos supuestos arrestos se hicierón por que estas personas cometían actos delictivos como la prostitución, algo que se contradice con la declaración de los afectados, que al momento de las detenciones mencionan que la policía habla de restaurar la fe, y la armonía religiosa, denunciando agresiones y maltrato físico impuesto por las autoridades de ese país.

Muchas de las víctimas confiesan según El diario Digital Pink News que los han obligado a dar direcciones, nombres y lugares donde se podrían encontrar más personas homosexuales.

Javid Nabiyev, presidente de la Alianza LGBT Azerbaiyán Nefesdijó “de repente, sin razones claras, los oficiales de policía organizaron incursiones contra gays y transgéneros“.

Varias organizaciones a nivel mundial se han pronunciado por el hecho según Boris Dittrich, del programa de derechos LGBT de Human Rights Watch, mencionó a el diario The Guardian que la organización estaba al tanto de los informes sobre los hechos en Bakú y que todavía estaba tratando de confirmarlos. Pidió una “investigación exhaustiva e independiente” de los informes.

En 2014, lamentablemente un activista azerbaiyano de 20 años que luchaba por los derechos de los homosexuales, Isa Shakhmarli, se ahorcó con una bandera del arco iris. “Este mundo no es capaz de mantener mis colores”, escribió en una nota de suicidio.

Los vídeos y comentarios en varias redes sociales no se han hecho esperar, así como los pronunciamientos en medios locales, que piden acciones para que esto no siga sucediendo.

Azerbaiyán ha sido clasificado como el peor lugar en Europa para vivir como un ciudadano LGBT+, después de reunir solo el 5% de los principales criterios de las organizaciones de derechos para la igualdad legal, informó el diario The Guardian.

Creemos que la diversidad hace parte fundamental del ser humano y rechazamos cualquier acto de discriminación y violencia hecho a personas LGBT+.

 

Juan Camilo Hernández Figueroa.

Periodista.